NOSOTROS, WARMI.

Somos el compromiso social fusionando dos mundos que hilan historia, costumbre y empoderamiento.
Somos la revalorización de técnicas ancestrales y autóctonas del telar que permiten la vida digna y sustentable, mediante las manos productoras de la Puna. Aquellas manos que cuidan de las llamas, que con destreza controlan el proceso y con maestría realizan las terminaciones artesanales.
Vibrando empeño, creemos en la producción y trabajo local digno, brindando bienestar a la Puna y Valles Interandinos, con sus encantos coloridos y la fuerza de los sueños de la región.
Susurramos en voz alta la diversidad e integridad cultural, construyendo identidad desde las diferencias. Somos la perseverancia, la creatividad y las ganas de hacer de este mundo, un lugar mejor.
A través de nuestra fibra de llama se materializa en este mundo moderno el misterio, el silencio y la profundidad de esta Puna, nuestra Puna, tu Puna.

WARMI, LA HILANDERÍA.

Hilandería Warmi es una empresa social (Empresa B Certificada®) que concentra sus energías en validar un modelo innovador de desarrollo territorial que armoniza una diversidad de actores que, desde el encuentro cultural respetuoso y el uso de herramientas de gestión del mundo moderno, genera un impacto positivo en el desarrollo socio-económico de la Puna Argentina de manera sustentable.
La compañía pone en marcha y potencia una Hilandería con casi 100 años de historia, recuperada por las Comunidades Andinas junto a un grupo de exitosos emprendedores y empresarios argentinos para desarrollar socio-económicamente la región Puna Argentina, a través del uso sustentable de los recursos camélidos y ovinos de la región.

  

LAS MUJERES WARMI

La Asociación Warmi Sayajsunqo, que significa en quechua “Mujeres Perseverantes”, es accionista activa de la compañía desde su génesis. Integrada por mujeres coyas que trabajan por el desarrollo de su región, la Puna argentina, basado en la capacitación y el emprendimiento. A través de la Asociación Warmi nos vinculamos con el territorio y conocemos la problemática.
Con sede en Abra Pampa, corazón de la Puna jujeña, se encuentran representadas casi 90 Comunidades que habitan la zona. Son más de tres mil familias que administran un fondo comunal de micro créditos y distintos emprendimientos locales. Su tarea ha sido reconocida y premiada en todo el mundo.