COSMOGONÍA WARMI, INVIERNO 2021

Pisas el suelo y sentís que el tacto recorre tu cuerpo, la tierra cruje y en tus oídos una voz; hay un nuevo comienzo. Porque pudimos pensarnos en comunidad desde la soledad, porque salir sirve si aprendimos de lo pasado, que el tiempo se renueva, y que el mundo que necesitamos afuera vive dentro de nuestro. Este lugar inhóspito cercano a todo, lejano a nada, distinto ya la vez familiar, te contiene. Te habla, te llama, te invoca a una transformación vital. El regreso es inevitable para nacer mil veces, para entender lo esencial, lo ancestral, ver y escuchar, sentir y saber, que el pulso de nuestra historia nos habla, que el mundo se volvió un puñado de oportunidades renovadas, mejores, inclusivas. Que nuestro pasado tiene que ver con nuestro presente y el futuro, es un cosmos lleno de intenciones esperando por nosotros.